Hacer poder, hacer política, en Podemos. Carta a los Círculos.

* Frente al dolor del mundo, surgen dos respuestas comunes: hacer poder o hacer política. Hacer poder es mirar el mundo como una lucha, en la que lo que el mundo es depende de qué grupo ha conseguido mayor poder frente a los otros. Hacer política es mirar el propio mundo y no dejar de mirarlo mientras decidimos y hacemos algo con él.

* Hacer poder se reconoce porque la prioridad siempre es hacer poder. Y lo que se hará con él siempre queda dos frases más allá. Casi nunca aparece en los propios debates, excepto como excusa para ganar poder. No es que se engañe, ni que haya un plan oculto, es simplemente que esta forma de hacer exige que siempre se tenga que hablar y pensar sobre el propio poder. El terreno siempre es un campo de batalla, las analogías siempre son militares, y el otro siempre es un enemigo.

* Hacer política se reconoce porque los protagonistas dejan de ser los que hablan, y pasa a serlo eso de lo que hablamos. También porque no se sabe lo que va a ocurrir, la situación siempre está abierta. Se abren debates y nadie sabe qué se va a decidir; hay votaciones y no se sabe qué va a ganar.

* La lógica de los viejos partidos es la del poder, no la de la política. En los debates tradicionales entre partidos no se hace política porque se trata únicamente de golpear, cuantas más veces mejor, al otro, el tema es lo de menos. En el parlamento no se hace política porque ya sabemos qué va a decir cada uno y qué se va a aprobar.
En el 15M, en las mareas, en la PAH, y en tantas otras experiencias que hemos vivido estos últimos años se hacía política. Por eso la palabra de todos valía lo mismo. Por eso importaban las ideas y no quién las proponía. Por eso los mítines desaparecían del juego y se multiplicaban los debates.

* La promotora de Podemos (Iglesias, Monedero, Errejón y la decena de personas a su alrededor) hace poder. La mayoría de los círculos hacen política.

* Cuando los círculos han preparado del orden de 400 textos para la Asamblea Ciudadana, y han pasado días intentando entenderlos, debatiéndolos, haciéndolos confluir, etc. han hecho política. Cuando la promotora ha diseñado el proceso y ha amenazado de tal forma que han acabado ganando sus textos prácticamente sin cambios, exactamente igual que si el anterior trabajo no hubiera existido, ha hecho poder. Cuando han dirigido los procesos a reafirmar su liderazgo, cuando el debate lo han reinterpretado como batallas, y a los que proponen como enemigos, entonces se han mantenido en la lógica del poder.

* La promotora hace poder siendo conscientes de que en esa batalla, donde los poderes dirigidos a mejorar el mundo siempre pierden, esta vez se puede ganar, gracias a lo que la gente ha hecho desde el 15M. Cuando salen en la televisión siendo más fuertes y listos que los otros, cuando organizan actos donde prima el que miles de personas les aplaudan, cuando lo importante es que en los debates internos, en las listas, en cualquier situación estén siempre ellos en la cabeza, siendo cada vez más fuertes, están haciendo poder, porque creen que esta vez pueden ganar.

* Su hacer poder resulta radicalmente distinto de lo que han hecho siempre los viejos partidos, porque en este caso sí hay una promesa, una esperanza, de usarlo para crear un mundo mejor cuando se conquiste. Sin embargo, la falla del hacer poder es, por su propia definición, ser siempre una promesa. En la lucha del poder siempre hay enemigos que ganar, que impiden centrarse en cambiar el mundo. Ahora, para la promotora, son los eurodiputados rebeldes, o IA, o lagente que quiere decidir sobre cosas que no sabe. Luego durante la campaña serán los otros partidos. Luego en el parlamento serán los poderes extranjeros o los lobbies económicos. Recordemos al presidente de Uruguay en la entrevista de Évole cuando este le preguntaba por qué no cambiaba ciertas cosas, y Mujica se reía y le decía “¿usted cree que un presidente puede hacer lo que quiera?”.

* La crítica de la lógica del poder hacia la lógica de la política es la ineficiencia.
Si el escenario es una lucha donde hay que acabar con el otro, es obvio que dudar sobre las cosas, mostrar que no tienes todas las respuestas y dejar que las vayamos encontrando entre todos, no ser una máquina de guerra, sino un debate abierto, sólo produce debilidad.
Sin embargo, si lo importante no es la batalla entre posiciones, sino el propio mundo que queremos cambiar, entonces la única eficiencia está en la política. Lo otro no es más que un juego que nunca acaba, centrado siempre en lo secundario, en los medios, y que ya sabemos que siempre olvida lo esencial.
La eficiencia sólo se define dentro de cada mirada, y en cada caso la opuesta es la que no sirve. Lo que importa es qué mirada elegimos.

* La supuesta debilidad de que el líder pueda no quedar siempre el primero, de que se vean debates y tensiones internas, de que el poder no esté realmente en manos de unos pocos como una máquina perfecta, podría ser la verdadera fuerza, al mostrar claramente a todos la autenticidad de lo que se hace, y la diferencia por fin real respecto a los demás partidos. Quizás perder de vez en cuando sea a la larga ganar.

* El hacer poder, que se presenta a sí mismo como el camino eficiente, es sin embargo incapaz de citar ejemplos del poder en los que nos queramos ver reflejados, en los que veamos que efectivamente funcionó y haya un camino que queramos imitar. Siendo además la del poder la lógica hegemónica, en la que de manera común tendemos a pensar y actuar todos, esta falta de ejemplos resulta todavía más esclarecedora. Su propia forma de medir las cosas la condena.

* Cuando se hace política, cuando los debates se vuelven sinceros y abiertos, cuando la democracia es real y las decisiones son de todos, sí se ve que los resultados son radicalmente mejores que cuando no es así. Hacer política demuestra su eficiencia cada vez que se usa. Que incluso al hacer poder se enarbole como banderas lo que se hace al hacer política (aunque sea de palabra y por detrás no se ponga en marcha) es una prueba más de que es el único camino que parece funcionar. Los detractores de la política son los primeros en disfrazarse de ella.

* En Podemos el rodillo del poder empieza a aplastar a la política. La ineficiencia de la lógica de poder se observa cada vez más: Si sus borradores de principios ganan no es porque tengan mejores propuestas que los de los demás, si mañana repitiéramos los procesos sin saber quién escribe cada texto probablemente perderían. Si van a estar a la cabeza de todas las listas no es porque entre los 200.000 inscritos sean justo ellos los más adecuados, sino porque realmente no hay una competición.

* Necesitamos hacer política real no por una cuestión ideológica, sino por pura eficiencia para el cambio. Porque sabemos que millones de personas pensando y decidiendo son mucho más sabias e inteligentes que una decena de personas. La gente de la promotora no ha pasado ningún tipo de proceso de selección para dirigir el cambio (ahora a posteriori pondrán en marcha uno que ya tienen ganado antes de empezar), nadie les ha elegido por saber más de nada, ni ser más fiables, ni nada parecido. Están ahí porque han sabido golpear bien en debates en televisión. Están ahí porque han sabido hacer que una organización atraiga a mucha gente con ganas de cambiar las cosas. Están ahí porque han sabido aprovechar el momento político y crear este partido.

* Las máquinas de guerra sirven para hacer la guerra, no para construir países. La promotora puede ayudarnos yendo a debates u organizando campañas de marketing para el partido, pero decidir lo que se debe hacer si se llega al parlamento, imponer sus decisiones a la voluntad de la gente, es un completo error.

* Pensar que crear un partido de cartón piedra, nuevo en su estética pero viejo en su forma de ser por dentro, acompañado de una campaña de shows televisivos, va a convencer tanto como para que una mayoría de la población le dé su confianza es subestimar a la gente. Esa misma gente cuyo altísimo nivel crítico ya hemos visto estos últimos años. Aplaudir debates y espectáculos no significa que se apoye un proceso, sólo significa que se aplaude un espectáculo.
Pensar que crear un partido que sea de verdad algo nuevo, de todos, hecho para jugar a otro juego, no va a ser capaz de generar la confianza y la fuerza de millones de personas que lo apoyen, es de nuevo subestimar a la gente.

* La lógica del poder, si no se hace nada para evitarlo, va a ser cada vez más fuerte en Podemos. Después de esta Asamblea Ciudadana, la sensación de ausencia de fuerzas para cambiar el rumbo será aplastante. Según nos acerquemos a las elecciones, la sensación de que ya no sea el momento será cada vez más bloqueante. Esto además estará unido al chantaje de la lógica de poder, según la cual cualquier debate o movimiento interno nos hará perder las elecciones.

* Sin embargo, si decidimos hacer política y elegir esa otra forma de mirar el mundo, cada movimiento dirigido hacia ello sólo nos hará más fuertes y creará más confianza en el proyecto.

* Que parezca que unos pocos tienen el control no se basa en nada más que en el que todos aceptemos que eso sea así. Una aceptación que consiste simplemente en que mantengamos esa mirada hacia arriba como si ellos fueran los que decidieran, como si ahí ocurrieran las cosas. Lo cierto es que el control realmente lo tenemos nosotros. Podemos será lo que todos queramos que sea. No porque nos dejen desde arriba, sino porque nos pongamos a hablar entre nosotros y lo decidamos. Tenemos la oportunidad de crear un partido político que por primera vez venga a hacer política, a crear un mundo mejor. Y con él y con la fuerza de millones de personas que puedan creer de verdad en él, construir un país que no duela. Está en nuestras manos.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Hacer poder, hacer política, en Podemos. Carta a los Círculos.

  1. Pingback: Hay un sábado de común denominadores | SurSiendo Blog

  2. jregadera dijo:

    Gracias por tu mensaje a los Círculos. Y, sólo por si quieres o te apetece leerla, enlazo a un crítica cercana: https://contrapodemos.wordpress.com/
    Saludos

  3. Carlos dijo:

    En los Círculos también se hace Poder:

    Hola,
    Mi experiencia se basa en el contacto actual y participación en uno de los Circulos de Podemos y previamente en varios movimientos sociales.

    No defiendo la propuesta ganadora ni un liderazgo que no haga participar a la gente, esto último no creo que se corresponda con la propuesta ganadora.

    Posicionandome en contra de los líderes autoritarios y a favor de los procesos de empoderamiento y si a los líderes que reparten poder, a esos llamados “democráticos”.

    En los Círculos también se hace Poder. Mi experiencia en uno de los pocos círculos de Podemos en los que se ha apoyado mayoritariamente una alternativa diferente a la propuesta del grupo de la Complutense es que se genera poder, la razón puede estar en la lógica hegemónica y la solución puede ser seguir aprendiendo a hacer política para no caer en ello pero sí, se hace Poder (núcleos de poder) en Los Círculos, he podido presenciar debates donde el enemigo era Pablo Iglesias y su equipo, he presenciado el empoderamiento mal entendido de pequeñas figuras que poco han hecho para dejar decidir a gente que no pertenecía al “Círculo”. Pensar que todos los círculos estarán libres de esa lógica que nos atraviesa a todos/as es omitir la realidad que día a día nos lo muestra.

    A pesar de no estar de acuerdo con la lógica del enfrentamiento político he/mos de reconocer, que la experiencia nos enseña que algunos líderes, que en algún momento han repartido el poder, han conseguido cuotas de justicia social muy altas, mucho más por supuesto que las que tenemos en nuestro país.
    Algunos de esos líderes, incluso, han llegado al poder tras identificar a un enemigo común, incluso a través de enfrentamientos bélicos.

    Creo que negar el conflicto, el enfrentamiento y la alianza común frente a sujetos o fuerzas que oprimen o generan injusticia, es simplemente ir realista y/o demagogo.

    Atacar la opción ganadora de todas todas en tantos párrafos me parece más motivado por el interés (desinterés) decepción o sentimientos personales, que por la búsqueda de un interés común donde se critica para construir y de lucha en unidad contra quien realmente oprime, apartando los egos y creencias personales a un lado.

    Sin ánimo de ofender, sí de construir.

  4. Manuel r. dijo:

    Hasta el día 21, todo era modélico, participativo, democrático, los ciudadanos trabajamos, nos pronunciamos. El resultado no es el que esperábamos y resulta que todo está manipulado que los que piensan de otra manera son ambiciosos, desleales, solo piensan en el poder etc. etc. Cuando nos creemos en la posición de la verdad sin considerar las ideas de los demás, empezamos a perder la razón.

  5. Alejandro Rivas dijo:

    Demasiado largo. Cuando alguien tiene algo que decir no necesita justificarlo tanto. Una cosa sí queda clara: es un escrito resentido y, por supuesto en la dialéctica del “poder”, cuando se siente derrotado. Me alegro de que vuestra propuesta no haya “ganado”.

  6. Pingback: Hacer poder, hacer política, en Podemos. Carta a los Círculos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s