Vivir la plaza fuera de la plaza #occupygezi en Berlin

No pensé que dos años después del 15M, me volvería a enamorar de una plaza, no de la misma manera, quizá no con la misma intensidad, pero si como quien reconoce lo ya vivido, como cuando crees que no volverá a pasar, pero pasa. Esa sensación de que necesitas en algun momento del día pasar por la plaza, verla, sentir que sigue, incorporarla a los recorridos cotidianos. Un rato, sólo un rato, pero algo te lleva a ir.

Es difícil explicar por qué esta plaza, nada tiene que ver con una sensación de explosión colectiva, no está en una ciudad que sienta como mía. Ni siquiera, al principio, tenía ninguna relación ni con la gente ni con el país que han convertido una esquina en una “plaza”. Pero es el eco que ha llegado de Turquía, es el eco de #gezipark. Ese eco ha llegado al corazón de Europa, Alemania, a su capital, Berlin, un eco chiquitito, probablemente los finos dirían que es una experiencia de nanopolítica, para mi es la recuperación del espacio público y su gente. El impacto de la tienda de apoyo a Taksim (gezizeltbln), en la sociedad que la rodea casi diría que es ninguno o escaso, pero si te paras, si estás, sólo estar, esperar, observar, entonces llega la brisa de Estambul, el olor a Mediterráneo llega, #occupygezi replica las plazas tal y como las conocemos, con su fuerza, su energía, su vida, su estar juntos que se convierte en algo de lo que no puedes prescindir y esta vez un hilito se ha colado en otra plaza, una plaza ajena.

Tienda de apoyo a #occupygzi en Berlin

Tienda de apoyo a #occupygzi en Berlin

La narración de la #revolución llega a una tienda en el corazón de Kreuzberg, casi cada día pasa por la tienda gente que ha estado en Estambul o Ankara, y cuentan, sonriendo, riendo …con la mirada del que ha despertado y ha vuelto a soñar, y dicen “es la primera vez que estamos todos juntos, de todos los partidos, de todos los sectores sociales, hombres, mujeres, niños”, los hinchas de futbol se han encontrado… y mientras alguien está contando eso, me van traduciendo y me dicen, es increíble, “estamos todos juntos, una amiga que nunca se involucraba en nada político está todos los días en las calles”, entre medias, les hacen preguntas a quienes acaban de llegar, “¿Y ahora qué?, ¿cómo se va a seguir?” y se da una respuesta sencilla, “eso da igual, ya hemos cambiado”, lo dice tranquilo, con la expresión de quien ya ha vivido el cambio y sabe que lo comparte con otros, y esos otros son miles y están por todas partes y a partir de ahora se los encontrará en cualquier esquina.

Van y vienen gentes de Turquía. Cuando vuelven lo cuentan en la plaza

Van y vienen gentes de Turquía. Cuando vuelven lo cuentan en la plaza

Mientras tanto, el día a día en esta plaza lejana, pasa tranquilo, fuera de los ritmos de la ciudad en el corazón de Europa, todos los días hay música en directo, se baila, se ríe, se dan palmas, muchas palmas, mientras tanto se bebe té, a cualquier hora el té está presente, es parte de la conversación, es parte del estar. Es una puerta invisible a otro mundo, al de las plazas o los parques, la pregunta es ¿podrá hacerse visible? ¿es necesario verla o sólo importa si se es capaz de verla?

Acción standingman en Berlin

Acción standingman en Berlin, todos están presentes

Entre medias, sigue la conversación, con los mismos u otros, sobre lo que está pasando en Turquía, en una de las asambleas han decidido que hay que explicar lo diferente, así que tiene que llegar también a los pueblos y los sitios más recónditos y eso será durante las vacaciones, cuando se vayan de vacaciones y lleguen a sus pueblos, contarán lo que pasa, el cambio, el estar juntos y la fuerza de lo colectivo, tras eso, una pregunta “¿son conscientes de la lucha de clases?”, un minuto de silencio antes de contestar, el silencio parece recoger ¿qué tipo de pregunta es esa?, la respuesta “se trata de la libertad”, los códigos ya son otros, los lenguajes también.

Cartel: Resistanbul reinstalando la democracia

Cartel: Resistanbul reinstalando la democracia

Y mientras se sigue hablando, y sale el tema de la violencia en las calles, las barricadas, no entiendo lo que dicen, pero se parten de risa, escenifican cómo se recoge el gas lacrimógeno y se mete en los bidones de agua, debe haber anécdotas, todos ríen o sonríen, dicen, somos un movimiento pacífico, quien me está traduciendo me dice, un poco después tomando un té, “Yo era de las que creía en la violencia revolucionaria. Ahora tras Gezi, he cambiado, creo que hay formas más creativas de resistir”, sonrío. También nos cuentan, “hay un montón de inteligencia colectiva, la resistencia es desde la creatividad,  desde el humor, eso descoloca a la policía, no saben qué hacer, les pillamos de sorpresa”.

Y en cualquier momento, suena la música, se reparte comida, se ven vídeos de la plaza, se empieza a hablar de la otra revolución que irrumpe en el mapa #BRevolution, Brasil el gigante latinoamericano ha despertado, y resuenan los mismos ecos, vemos en las redes sociales la conversación y el apoyo de los parques a las calles, el Bósforo pasa por Sao Paolo. En la tienda, en el corazón de Europa, empieza a comentarse, tienen que venir a contarnos qué pasa en Brasil, la semana que viene estarán aquí.

Hay música en vivo a diario, así como conexión por livestream a los parques de Estambul

Hay música en vivo a diario, así como conexión por livestream a los parques de Estambul

Vuelve a llegar la brisa del Mediterráneo, desde Taksim nos cuentan, “en el parque empezó a aparecer comida de todas partes, la gente había encargado por Internet y la dirección que ponía era Gezi Park. Llegó tanta comida que se ponía mala, cuando llego la electricidad con ella llegaron las neveras, aun así era tanta la comida que la teníamos que tirar”

En la tienda cada día aparecen fotos, carteles de gezipark, en ningun momento se ha visto ninguna bandera. Via twitter vamos viendo que las banderas también van desapareciendo de los parques, han empezado las asambleas, sin banderas, sin líderes. En gezizeltbln también empiezan las asambleas, pero esta vez, hay que prepararlas no salen de la necesidad inminente, sale de la necesidad de hacer algo aquí, ese sentimiento está presente, en Turquía lo estan haciendo pero aquí también tenemos problemas, tenemos que hacer algo aquí, pero ese algo no se puede planear, no se puede preveer, pero ya sabemos que en cualquier momento puede aparecer.

Taksim resiste

Taksim resiste

Y así pasan los días, y voy viendo cómo cambian las relaciones de la plaza, cómo algunas miradas, de quienes no lo han vivido en primera persona se han iluminado, hay una pizca de los parques en esta plaza, hay una puerta entreabierta @gezizeltbln

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s