Más allá del tablero: el #25S y otros juegos

 

“El Ajedrez no es como la vida… ¡tiene reglas!” (Mark Pasternak)

En vez de defender su valiosa dama, Bobby Fischer  prefirió hacer un movimiento que no tenía ningún sentido a primera vista. Él solo tenía  trece años y su contrincante era ya un maestro internacional. Cuentan que el movimiento era tan inesperado que el viejo Byrne tuvo que volver a analizar todo el tablero, hasta que se dió cuenta que aceptar el sacrificio de esa dama era mala idea, pero rechazarlo era mucho peor. Tuvo que aceptarlo, y Fischer ganó la partida.

El tablero era el mismo para los dos, pero Fischer había conseguido ver mucho más allá.

Otro ajedrecista, Mikhail Tahl,  no siempre calculaba correctamente su jugadas, pero estas sembraban tal caos en la posición que sus rivales no sabían cómo continuar.

Aunque a veces lo parezca, el tablero no siempre tiene las 64 casillas iguales.

Lasker incluso hacía malas jugadas a propósito para desconcertar a sus rivales. Los llamaba sacrificios psicólogicos.

Entre las treinta y dos piezas del tablero hay flotando dos mentes que también se pueden atacar, comer, ahogar, darles jaque mate.

En los duelos entre Karpov y Korchnoi se daban patadas por debajo de la mesa y contrataban parapsicólogos para que mirasen fijamente a su contrincante con el fin de desestabilizar; la esposa de Korchnoi le clavaba de vez en cuando un alfiler a Karpov mientras jugaba; la KGB pasaba códigos secretos a este a través de yogures; los asesores de Korchnoi incluso llegaron a difundir la noticia falsa de que el padre de Karpov había muerto para conseguir desconcentrarle.

Más allá del tablero, también se gana. El área de juego suele ser mucho más amplio que este.

¿Dónde quiero ir a parar con todo esto? Aún no lo sé, pero sigamos jugando.

Alien Vs Predator: Chess (Benjamin Parry).

Stevenson decía que “la revolución es un juego, pero que hay que jugar con la seriedad del niño que juega”. En realidad, lo que decía es que “el arte es un juego (…)” pero ¿porqué no seguir jugando con sus palabras?

Vayamos ahora al #25S. Algunos lo han pensado en términos de juegos de estrategia. El objetivo de la primera convocatoria recordaba demasiado a una guerra relámpago o a intentar dar un jaque mate rápido. A muchos no nos gustaba demasiado la idea, al menos no cómo estaba planteada. Pero cómo sentenciaba Tarrasch “en el Ajedrez, como en la vida, la mejor jugada es siempre la que se realiza”. Y esta no parecía una jugada genial, pero era la única que seguro que se iba a realizar. En el aniversario del 15M, nos daba miedo perder y jugamos a empatar. En cambio, el #25S se jugaba al ataque. El problema es que el oponente ya sabía exactamente dónde y cómo iba a ser, y por lo tanto podía preparar el contrataque.

Desde fuera de España, yo iba viendo cómo se arremolinaban alrededor del tablero todo tipo de curiosos que hacían comentarios sobre la próxima jugada en twitter, blogs, diarios online, listas de correo. Quedaba todavía mucho tiempo, pero como en esas partidas antigüas por correspondencia en las que se tardaba semanas en saber el próximo movimiento del contrincante, nos daba tiempo a pensar en las distintas variantes. En la distancia, me enteré cómo se formaba la Coordinadora. Esta parecía seguir al maestro Steiniz, cuando decía que “la acumulación de pequeñas ventajas lleva a una supremacía considerable”. Es decir, no parecían querer jugárselo todo a una carta, en un solo día.

Yo, tan lejos de Madrid, solo podía intentar pensar la mejor jugada. Pero esto no era ajedrez. Y si lo era, alguien había lanzado el tablero al otro lado del espejo, como Lewis Carroll, y todos los escenarios se veían un tanto distorsionados. Las reglas, si las había, eran mucho más plásticas. No supe hacer nada. Ni Fisher, ni Tahl, ni Lasker pudieron hacer mucho por mí. Tal vez (por eso os los presento) sí os sirva a vosotros.

Hubo quien pensó que esto se parecía más al Go, un juego chino en el que “a diferencia del ajedrez, no hay enfrentamiento decisivo, sino que todo el juego consiste en reducir el territorio y la movilidad del adversario sin llegar a destruirlo”.

Y llegó el #25S. Y se vió, una vez más, que el Poder cambia las reglas de juego a su antojo. Y que entre nosotros a veces seguimos reglas de juego distintas. Los que creían que ibamos a dar un jaque mate en dos jugadas pensaban que los demás jugaban también a eso. Los que decían que lo que tocaba ahora era jugar al Go creían que esto ya había quedado suficientemente claro. Los que querían lanzar peones a la policía o clavarle un alfil a alguien, aunque eran pocos, también hicieron su juego. Y mientras, nuestro contrincante haciendo todo tipo de trampas, porque es tan bruto que no sabe jugar a nada, solo guerrea, y ya se sabe que en la guerra, como en el amor (¡qué sabrán ellos de amor!) “todo vale”. A veces creemos que el Poder aún no se ha enterado de nada, que no sabe de qué va este juego. A veces puede ser, pero creo que el problema, en general, es que estamos en juegos distintos; ¿cómo podemos entonces ganar?, ¿ganar a qué?

Después del #25S, vino el #26S y el #29S; y vendrán el #4O, el #13O y el #23O y el#1N… Mientras jugamos, tenemos que irnos inventando las reglas sobre la marcha. Lo de la Transición es un juego que ya nos sabemos, y el de los mercados es una ruleta rusa que siempre acaba mal. Pero tampoco nos creamos los reyes de la pista. Si no invitamos a jugar a mucha más gente, y que traigan sus juegos, para ver qué hacemos entre todas con esto, vamos a acabar por hacernos trampas al solitario.

P.D: “Aquellos que dicen que entienden el Ajedrez, no entienden nada”. (GM Robert Hubner)

Gracias a:

http://www.jotdown.es/2012/03/bobby-fischer-la-infancia-del-pequeno-diablo-i/

http://www.ajedrezdeataque.com/

http://madrilonia.org/2012/09/el-25s-en-sus-limites-el-ajedrez-y-el-go/

@anfigorey

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Más allá del tablero: el #25S y otros juegos

  1. Pingback: #25S, 26S, #29S y tiro porque me toca » abriraqui

  2. Pingback: Más allá del tablero: el #25S y otros juegos

  3. Genial articulo, precisamente una de las claves del juego es traer mas “tropas” aliadas. Y por desgracia, no considero que el Gobierno no sepa lo que esta haciendo… Existen poderes económicos que tengo muy claro que saben de sobra a que jugamos… Un juego tan antiguo como el mismo hombre. Y es que ni siquiera hablamos de dinero. Hablamos de poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s